Se ecucha la voz desde las nubes de Dios: – Abraham tira la Play Station cuatro por la ventana ahora mismo. – ¿Como? – Nada, sacrifica a tu primogénito. – Ah vale, vaya vuelco me acaba de dar el corazón, Dios mío que susto. Chistes Cortos Buenos RSS