El típico comportamiento de uno cuando va a una fiesta es pasarlo bien, entretenerse y, por qué no, tomar algo que sirva para entonar todavía mas la celebración. Obviamente, sin que se nos pase la mano con el alcohol. Pero, ¿es eso posible? Muchos piensan que no. Y es