Dos amigas por la avenida le dice una a la otra: -¡Cuánto tiempo! ¿Cómo le va a tu hija? -Pues estoy un poco preocupada, que ha ido con el prometido y me dijo que le iba a afilar el sable… -No te preocupes, seguro que tiene una colección de