El consuelo usual es mencionar que un mal dia lo tiene cualquiera, una palabra que se aplica para justificar malos ratos, accidentes menores o cualquier cosa que ponga una nube negra sobre nuestras cabezas. Pero todo tiene su límite y ciertas cosas no pueden ser olvidadas tan sencillamente o