Ser dueño de una mascota es una terrible responsabilidad, en especial por los cuidados que hay que brindarles, lo que solicita una alta dosis de amor y dedicación. El respeto a la vida y el sentido de la responsabilidad generan un vínculo muy intenso entre la mascota y el