Por mas inverosímil que pueda parecer, existe un síndrome llamado “cabello impeinable”, que se produce por una mutación genética y perjudica el tallo del pelo, causando que sea seco y crezca en distintos direcciones, creando que sea complicado utilizar una peineta. Esta rara enfermedad es la que padece Taylor