Si uno le preguntara a un fanático del fútbol, de esos que no se pierde ningun partido y que hasta sueña con el balón, qué cosa no tiene nada que visualizar con el deporte rey, probablemente las soluciones irían por todos lados. Y claro, pese a que el fútbol