El director de la compañia entra a su limousina y ve que han contratado a un chofer nuevo. – ¡Bienvenido a la compañía! -le dice, – ¿cómo se llama usted? – Carlos, señor. Muy serio, el ejecutivo insiste: – Yo no acostumbro a llamar a mis empleados por el