-¿Qué te pasa Manuel que estás todo arañado? -Si, es que me tropecé con un jarrón que tenía unos claveles… -¡Pero si tu no teneis jarrones en casa! -Ya bueno, es que fue que caí de la bicicleta… -¡Pero si no teneis bici! -Ah, bueno, fue mi novia que