Corría febrero del año 1986 y el Festival de la Canción de Viña del Mar acaparaba toda la interés del veranillo chileno. Muy en concordancia con las modernas ediciones, en la década del 80 también el espectáculo gozaba de enorme fama y toda la televisión chilena buscaba producir audiencia