Pasa el metro y ¡Brruuummm!, al suelo el armario!! Finalmente el técnico le dice a la señora: – Mire, lo armaré otra vez, me meteré dentro y cuando pase el metro, desde dentro, veré preferible por dónde esta el problema. Lo arma, se mete dentro y en aquel instante