Un ebrio estaba en el bar cuando el camarero determina echarlo porque es hora de cerrar. El individuo se levanta de la silla y se cae de cara al suelo, entonces determina arrastrarse hasta la vereda para tomar un poco de aire. En la vereda trata levantarse de nuevo