Uno de los capítulos que ha quedado en la memoria de los fanáticos del Chavo del ocho es el designado “Un ratero en la vecindad”, aquel episodio donde el personaje de Chespirito es acusado injustamente de delincuente y es empujado a irse de la vecindad frente a la vergüenza