Las películas de temor han representado siempre el lado oscuro del mal con la personificación demoníaca y han cumplido con la labor de asustarnos a la perfección, ya que no hay personaje de ellas que no provoque pesadillas. Vampiros y hombres lobo, adefesios y zombies, mutantes y criaturas nos