Es sabido que en Santiago, la pujante capital de Chile, cada vez que se acerca el invierno lentamente una nube se va apoderando del paisaje para quedarse. Y si bien podría considerarse un hermoso espectáculo climatológico, la verdad es que arruina cada postal de ese paraíso. Con la venida