El ser humano es inconformista por naturaleza, si es blanco quiere negro, si es poco quiere mucho, si es opaco quiere brillante. La cosa es que la totalidad jamás esta conforme con lo que le toca, a lo más, lo asume. Tal como le sucede a las individuos bajas,