Si a Mark Hough, un ciudadano común de la ciudad californiana de Altadena (Los Ángeles, EEUU), le hubiesen dicho que un oso se iba a dar un baño en su jacuzzi personal y se iba a tomar su tequila margarita no lo hubiera creído ni en mil años. Sin