Un ebrio en un Bar. Al acceder le dice al camarero: – Deme una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí. El camarero se las pone, y al terminarlas le pide la cuenta, el ebrio contesta: – Vaya, hoy no traigo dinero.