Entra un turista a una farmacia en Brasil y le dice al farmacéutico: – Deme una aspirina, por favor… El negro saca una aspirina enorme, del tamaño de un plato y se la envuelve. El tipo, confundido le pregunta: – ¿No tiene una aspirina mas chiquita? ¿Una de tamaño