Click here to view the embedded video. Los guardias britanicos tradicionalmente no pueden interactuar con la gente, no pueden hablar, no pueden moverse. Por eso existen como una lista de bromas cliches, que consisten en molestar a los guardias para intentar hacerlos hablar, o simplemente distraerlos. Algunas veces esas