Si algo ha ocurrido con el mega triunfo arrollador de la canción “Despacito” de Luis Fonsi en Europa y el planeta entero, es que nadie puede detener de bailar y cantarla. Su ritmo, sigla y estructura básica sin embargo contagiosa han permitido que la canción del portorriqueño encabece todos