Existe un dicho que expone que “nunca debes enjuiciar a un libro por su portada”. Y en el caso de la música sucede lo mismo con las carátulas de los discos. Por mucho que el arte de la portada te llame la interes o sea sólo una pobre representación