A veces las cosas mas pequeñas nos muestran las verdades mas interesantes, como por ejemplo que hay que vivir la vida tan intensamente como si fuese tan corta y perecible que en cualquier instante podríamos dejar de disfrutarla. Esa parece ser la filosofía de “Cubito de Hielo”, un tierno