La historia oficial cuenta que el protagonista primordial de “El Chavo del Ocho” no tenía padres y ninguna clases de parientes conocidos. Al menos así ha quedado claro en diferentes instantes de la historia que popularizó el comediante “Chespirito”. Y si bien el principio del diminuto era muy humilde