¿A quién no le ha pasado o conoce un amigo/a que entre fiesta y fiesta se le pasaron las copas? Y no estamos hablando de un poco, sino que bastante. Al punto de perder la conciencia. Y bueno, después de los estragos que causa el alcohol en el cuerpo