Cuando Macaulay Culkin, el niño prodigio del cine de los noventa, hizo su irrupción mediática, ese talento, encanto y simpatía fueron la preferible carta de exposición para una lista de éxitos encabezados por la siempre graciosa comedia navideña “Mi pobre angelito 1 y 2″ (“Home Alone”, 1990-1992). La seguidilla