Año tras año, el almanaque arroja una fecha suficiente especial y esperada por los chilenos: las Fiestas Patrias. Festejadas desde el siglo pasado todos los 18 de septiembre, el país entra en una especie de tregua dieciochera y se entrega al placer de la diversión sin importar los problemas