Jenny Curran, el entrañable amor de Forrest Gump, solía implorarle a gritos al protagonista ficticio inventado por Tom Hanks que corriese por su vida cada vez que era acosado por los bravucones de la primaria o secundaria de Greenbow, Alabama. Esos gritos desesperados de “Run, Forrest, run” marcaron a