El actor y columnista Andrés Rillón, que falleció este lunes a los 87 años, personificó en el Jappening con Ja lo que para varios es el director soñado, inspirador y educado que a todos nos gustaria tener, sin embargo además porque a su vez era despistado, enamoradizo y chiflado